LA VECCHIA SIGNORA Y SU NUEVO LOGO (ESCUDO)

banner-indiegogo

En esta nueva era, hay que adaptarse a los cambios y modernizarse. Si no te adaptas, mueres y eso es lo que están haciendo hasta los equipos de fútbol.

“Lo único que no cambia es que todo cambia”, dice una famosa frase

Las cantidades astronómicas de dinero que mueve cada día nos sirven para entender rápidamente que, hoy por hoy, el fútbol es mucho más que un deporte. Representa una industria global y millonaria, y como tal, debe hacer frente a los mismos retos comerciales a los que se enfrenta cualquier otra corporación. Uno de estos retos es conseguir proyectar una identidad visual potente, eficaz, diferencial y cohesionada que optimice todas sus comunicaciones para destacar entre la feroz competencia y para construir valor en cada mensaje.

Muchos clubes están entendiendo esto y están apostando por estudiar, organizar y simplificar sus marcas, como hizo recientemente el Atlético de Madrid causando un gran revuelo entre sus seguidores, que no aceptaban el cambio y solicitaban su retirada.

Hoy ha sido el turno de la Juventus, que anoche presentó su nueva identidad corporativa en un evento exclusivo en Milán bajo el eslogan “Black and White and MORE” (Blanco y negro y MÁS).

logo-2004_juventus.jpglogo_2004_juventus.jpglogo_juventus_2016.jpg

Fundado en 1897, la Juventus es el segundo equipo activo más antiguo del país. Está considerado como el equipo más exitoso de Italia y uno de los clubes más laureados y renombrados del mundo.

Aunque en 2004 ya se enfrentó al desafío de hacer la transición de un club de fútbol a una marca internacional, ha sido hoy cuando este equipo ha optado por dar un paso más decidido en esta dirección.

Tanto en 2004 como ahora, los proyectos de rediseño han sido desarrollados por la consultora de marcas global Interbrand, desde su sede de Milán.

juventus-logo-2.jpg

Por ahora, de este rediseño sólo conocemos su nuevo logo. A este respecto, la Juventus ha apostado por acabar con el clásico escudo recargado y apropiarse de un símbolo mucho más esencial, que responde mucho mejor a las normas básicas del diseño de logos, priorizando aspectos como la iconicidad, la escalabilidad, la legibilidad y la pregnancia, para asegurar una implementación óptima en todo tipo de soportes, así como un reconocimiento instantáneo e inequívoco por parte de la audiencia.

El símbolo hace referencia a la famosa frase del abogado Gianni Agnelli –su antiguo dueño, ya fallecido–: “Me emociono cada vez que veo en los periódicos una palabra que empieza con J”.

Esta letra se convierte así en la protagonista del diseño, dibujádose con las clásicas barras blancas y negras del equipo y adaptando la forma sutil de un escudo, para no abandonar del todo las referencias heráldicas.

escudo_juventus_2017.jpg

Los objetivos de este cambio quedan muy bien explicados en su nota de prensa donde afirman que “quiere superar los patrones típicos de la tradición de fútbol” y diferenciarse como “un signo icónico y esencial, con líneas nítidas, que sin duda le permitirán ser el protagonista en cualquier entorno y en cualquier interfaz”.

logo_juventus_evolucion.jpg

banner-tc

Conclusiones


Prepárense para leer miles de críticas en todos los perfiles sociales de los que dispongan, pero por experiencia les puedo decir que la mayoría responderán a un inmovilismo nostálgico e irracional que reniega de todo avance razonado si éste atenta contra los símbolos que han interiorizado como referencias sagradas e intocables.

En mi opinión, este logo es brillante. Es una “J” muy rotunda, pero a la vez es un escudo, y además tiene las clásicas barras blancas y negras… Y todo esto condensado en un sello tremendamente sencillo, contundente y atemporal. Un elemento visible y reconocible hasta en los soportes más perversos. Un símbolo que puede usted dibujarse fácilmente en la cara, o tatuárselo con orgullo en cualquier parte del cuerpo o incluso lucirlo en el pecho como si fuera la insignia de un superhéroe.

Lo comenté cuando hablé del rediseño del Atleti y lo vuelvo a decir en este caso. Los escudos, con todo su barroquismo y simbolismo, no tienen sentido de cara a una audiencia híper estimulada, que recibe los mensajes de cientos de miles de marcas cada día. Se necesitan símbolos inmediatos, susceptibles de ser asimilados y reproducidos con facilidad.

Bien por la Juventus, por confiar en expertos en marca de primer nivel y por dar un paso valiente. Y sobretodo, felicidades por el resultado. Tienen una joya en sus manos, una rara avis, disfrútenla.

Y A TÍ, ¿TE GUSTA?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here